Puedes donar

DSC_0051

En México cerca de 20 mil personas tienen padecimientos que han deteriorado de tal manera su salud que el único recurso para recuperarla o continuar viviendo es el trasplante, desafortunadamente muchos de ellos morirán antes de recibirlo, debido al escaso número de órganos disponibles para trasplantarse. Según el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA) en 2015 se realizaron mil 358 trasplantes; si bien cada año incrementa la cantidad de donaciones, nuestro país aún no alcanza ni la media de trasplantes registrados en España (4 mil 769), líder mundial en materia de trasplantes y donación de órganos, donde aproximadamente se realizan 13 trasplantes diarios, de acuerdo a la Organización Nacional de Trasplantes de España.

Los datos anteriores reflejan la necesidad de promover e implementar la cultura de donación en el territorio mexicano donde los órganos con mayor demanda son riñón, córnea, hígado y corazón.

Para efectuar un trasplante se requiere de un donador, éste puede ser un donador vivo o un donante cadavérico.  No todas personas que fallecen pueden ser donadores de órganos por ello es importante tener en cuenta la siguiente información:

Tipos de donación

“Donación en vida”, que es cuando una persona cede a otra sangre, células madre, médula ósea, placenta, un lóbulo pulmonar, un segmento de hígado o un riñón estando con vida; por lo general este tipo de donación se hace entre personas que tienen relación consanguínea, esto con el fin de asegurar la compatibilidad entre el donador y el receptor.

“Donación después de la vida”, que es cuando una persona en vida decide donar sus órganos y/o tejidos al fallecer. La Ley General de Salud reconoce el derecho de los ciudadanos a la libre elección de donar o no alguna parte de nuestro cuerpo, es decir, todos tenemos la oportunidad de ser donantes de órganos, sin embargo la voluntad no garantiza que todos logremos serlo, pues existen condiciones como haber fallecido en el hospital por “muerte encefálica” o  “paro cardio-respiratorio”; en ambos casos se puede ser donante de tejidos, pero a través de la muerte encefálica que serás capaz de donar órganos.

La muerte por “paro cardio-respiratorio” consiste en ceder válvulas cardíacas, córneas, ligamentos, piel, vasos sanguíneos, hueso y tendones. Y si el diagnóstico clínico del fallecimiento es muerte encefálica, el donante además puede ceder corazón, hígado, riñones, intestino, pulmones y páncreas.

DSC_0149

La “muerte encefálica” es definida en el artículo 344 de la Ley General de Salud como la ausencia total e irreversible de todas las funciones cerebrales. Y ésta es  considerada cuando existe la pérdida permanente e irreversible de conciencia y de respuesta a estímulos sensoriales, ausencia de automatismo respiratorio y evidencia de daño irreversible del tallo cerebral. Es necesario llevar acabo técnicas comprobatorias que evalúen la actividad eléctrica del sistema nervioso y  la circulación arterial craneal para certificar la muerte.

La rapidez en la muerte encefálica es fundamental para que el fallecido pueda ser donante ya que el corazón continúa latiendo durante algún tiempo, lo que permite que los órganos conserven su funcionamiento.

Requerimientos para ser donador

Si es tu voluntad donar en vida debes cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Ser mayor de edad. Los menores de edad únicamente podrán donar después de la vida o médula ósea (en vida) con el consentimiento expreso de los padres o representantes legales (en ambos casos).
  2. Gozar de plenas facultades mentales y una salud adecuada
  3. Ser compatible con el receptor

Requisitos para donar después de la vida:

  1. Haber fallecido en un hospital
  2. No tener ningún riesgo sanitario que afecte al receptor
  3. Compatibilidad con el receptor
  4. Autorización de la donación por un familiar.

DSC_0209

Mitos

Actualmente circulan rumores, mitos y malas interpretaciones que desacreditan la importancia de la donación de órganos. A continuación los más frecuentes:

“Si sufro un accidente y se descubre que donante de órganos los médicos me dejarán morir” Los médicos que atienden a los accidentados son siempre distintos a los encargados de la donación y trasplante. Una vez que se agotan los esfuerzos para salvar al paciente, se certifica la pérdida de la vida, luego se notifica al equipo de coordinación hospitalaria de trasplantes para buscar el consentimiento de la familia sin éste no se procede a la donación.

“Hay gente que ha despertado después de que se le diagnosticó muerte encefálica” La muerte encefálica es definitiva clínica, legal y éticamente. El médico debe confirmarla mediante un riguroso examen neurológico. Esta condición es muy distinta a lo que se conoce como estado de coma”

“El cuerpo quedará desfigurado lo que imposibilita un funeral normal después de la donación” Esta es una cirugía como cualquier otra, por lo que no genera ninguna alteración en la apariencia exterior. Al donante se le trata con cuidado, consideración y el respeto que corresponde.

“He oído de personas que desaparecen y al encontrarlas les falta un órgano” Un trasplante requiere de condiciones quirúrgicas sofisticadas, y de un numeroso equipo médico de alta especialidad por lo que su realización clandestina es imposible.

Si te has convencido de hacerte donador de órganos después de la vida  puedes manifestar tu deseo, no revocable por terceros a través de la tarjeta de donación que puedes obtener en http://www.cenatra.salud.gob.mx/interior/donacion_tarjeta.html

Es importante que lo platiques con tu familia para que ellos puedan hacer realidad tu deseo. Recuerda que con la decisión de donar puedes cambiar o salvar la vida de hasta 8 personas.