Historia

Uno de los antecedentes más remotos de la atención vinculados con el cuidado de la salud de los niños en nuestro país, data de la época de la colonia, cuando Vasco de Quiroga, quien recibió el calificativo de “Protector del niño indio en América” fundó en 1532 la primera casa cuna en el país, aunque se sabe que en tiempos prehispánicos las culturas mesoamericanas tenían especial cuidado y dedicación con los niños, al grado que los mexicas tenían un dios  encargado de su protección, Ixtliton.

Años más tarde, en 1865, la Emperatriz Carlota con sus propios recursos apoyó la “Casa Asilo de San Carlos” o “Casa de los niños Pobres y la Cuna” y con la restauración de la República, se abrió una sala dedicada exclusivamente al cuidado de las mujeres embarazadas y los recién nacidos en el “Hospital de San Andrés”, a cargo del Dr. Eduardo Liceaga.

En el año de 1905 se reorganizó la casa cuna y se funda el “Hospicio de Niños”; mismo año en que se funda el pabellón de niños en el Hospital General de México. Tres años después, la Academia Nacional de Medicina estableció su sección de Pediatría, ofreciendo un fuerte impulso a esta disciplina.

Durante la época post-revolucionaria, en 1928, se integró el Comité Nacional de Protección de la infancia y para el 19 de enero de 1930 se fundó la Sociedad Mexicana de Pediatría. En 1933 es reubicada la Casa Cuna en Coyoacán, al frente de la cual  se designó al Dr. Manuel Cárdenas de la Vega, quién logró que la sección de niños enfermos funcionara como un pabellón pediátrico de excepcional calidad, y se sentaron las bases para organizar un hospital infantil. El Dr. Cárdenas falleció y ocupó la dirección el Dr. Federico Gómez Santos, quién dio continuidad al proyecto de construcción del Hospital del Niño.

Junto a algunos de los miembros de la Sociedad Mexicana de Pediatría, el Dr. Mario Torroella guió a los artífices del primer proyecto de un hospital dedicado exclusivamente a la Pediatría. A través de reuniones científico-literarias con los doctores Cárdenas de la Vega, Federico Gómez, Rigoberto Aguilar, Pablo Mendizábal y el Arq. José Villagrán García, surgió en 1933 el primer proyecto para la construcción y la organización del Hospital Infantil de México. Las discusiones planteaban un nosocomio de 400 a 500 camas, en el que se ofrecerían servicios de hospitalización con secciones de medicina, cirugía y padecimientos mentales con lesiones orgánicas; se contaría con el departamento de convalecientes, un pabellón de pensionistas y servicios de cooperación y se atendería una población de hasta 14 años clasificada en diversos grupos de edad. La construcción inició luego de que la Administración de la Beneficencia Pública otorgó un terreno de 20 mil metros cuadrados, situado en una zona cercana al Hospital General de México, sin embargo, diversas causas retrasaron su edificación, principalmente los hundimientos de la obra y no fue sino hasta 1940 cuando inició la última etapa de su construcción

En 1943, el anhelado sueño de sus precursores se hizo realidad, gracias a la extraordinaria intervención de los doctores Gustavo Baz y Salvador Zubirán, y en nombre del entonces Presidente de la República, General Manuel Ávila Camacho, Maximino Ávila Camacho, inaugura el día 30 de Abril el Hospital Infantil de México, asumiendo el cargo como su primer director el Dr. Federico Gómez Santos, quien lo dirigiría hasta el año de 1963.

En su discurso inaugural el Dr. Gómez afirmó: “el hospital desempeñará tanto las labores asistenciales propias de los más modernos representantes de su género, como funciones de enseñanza e investigación encaminadas a preparar pediatras que conozcan a fondo los problemas patológicos que afectan a la niñez mexicana”.

Por decreto del Congreso de la Unión, el 23 de Junio de 1943, se consideró al hospital como un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, con el objeto social de cumplir tres acciones:

  • Proporcionar la atención médica necesaria a los niños que lo requieran.
  • Fortalecer la enseñanza de la pediatría a través de los medios y canales adecuados.
  • Iniciar la Investigación científica de problemas médico sociales de la niñez mexicana.

 

La fundación del Hospital Infantil de México, primero de los actuales Institutos Nacionales de Salud, dio inicio, sin duda, de la modernidad del sistema de salud en México.

A menos de una año de la inauguración del hospital, en marzo de 1944 dio inició la publicación del Boletín Médico del Hospital Infantil de México, que actualmente cuenta con más de 70 años de experiencia y ha sido considerado por muchos años el instrumento de divulgación pediátrica de mayor prestigio en el país y en Centro y Sudamérica.

En 1945 se eligió como emblema del Hospital Infantil de México la imagen de “Ixtlilton”, dios mexica encargado de la protección de los niños.

Entre 1953 y 1954 se recibieron los primeros fondos externos para apoyar la investigación médica, provenientes de Playtex Park Research Institute y de los laboratorios Grossman, Squibb y Mead Johnson, así como una importante suma de la Fundación Rockefeller. Uno de los primeros proyectos beneficiados fue el “Programa Piloto del Estudio Médico Social del Niño Desnutrido en el Distrito Federal”. A finales de 1957 el hospital contaba con ocho laboratorios de investigación completamente equipados.

El 28 de julio de 1957 tuvo lugar un sismo de siete grados Richter en la Ciudad de México, el cual afectó seriamente la estructura del Hospital. Ante el grave riesgo de continuar laborando en esas instalaciones, en abril de 1959, se inició la mudanza del hospital a la Maternidad Mundet, donde permanecería durante más de 37años.

Ante la promesa de construir un nuevo hospital, un grupo de médicos del Hospital Infantil encabezados por el Dr. Lázaro Benavides, elaboraron un proyecto para su nueva sede, en el sur de la ciudad; sin embargo, el destino sería diferente y por acuerdo presidencial al concluirse esa obra en el año 1970, se inauguró como el Hospital del Niño de la Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez, con lo que el HIM permanecería en su sede del edificio de la Maternidad Mundet.

El 1° de noviembre de 1960 se recibieron los cuadros de Diego Rivera, como donativo de Mc-Ashan Educational and Charitable Trust de Houston, Texas. Los cuadros son La procesión de la posada y La Piñata, ambos de 1953. Actualmente se encuentran colocados en el vestíbulo del Auditorio Dr. Jesús Kumate y forman parte del prominente patrimonio artístico del hospital que paulatinamente se ha ido ampliando con otras obras de reconocidos autores.

En 1973 se recibió el fondo Sydney Farber por 100 mil dólares, que durante muchos años apoyaría las labores sustantivas de la institución.

El 11 de enero de 1979 durante su visita a México, el entonces Papa, Juan Pablo II, asistió al hospital, realizando un recorrido por sus instalaciones y alentando a los niños hospitalizados a continuar con entusiasmo su recuperación y al personal de la institución a seguir desarrollando su gran labor.

En recuerdo a su fundador y por acuerdo del Patronato, en 1980 se decidió agregar el nombre del primer director a la denominación del hospital, de tal manera que desde entonces se conoce como Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG). En 1983, se creó la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y el HIMFG fue reconocido como el primero de los Institutos Nacionales de Salud.

En 1992 y por invitación del Secretario de Salud, el entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, visitó las instalaciones del HIMFG en el Edificio Mundet. Durante esta visita se constató la necesidad de construir un nuevo edificio que pudiera atender la gran demanda de servicios de salud de la población infantil del país, lo que culminó con el otorgamiento de 150 millones de pesos para la construcción del nuevo edificio de hospitalización. Así, el 5 de diciembre de 1992 se colocó la primera piedra.

Durante varios meses los directivos del hospital y la constructora encargada trabajaron arduamente para conseguir que el nuevo edificio del HIMFG fuera inaugurado el 30 de noviembre de 1994, dando inicio una nueva era en la medicina pediátrica del país.

En el período de 1994 a 2004, gracias al apoyo del Patronato y a los fondos federales recibidos por el instituto, fue posible enviar al extranjero a más de 50 médicos e investigadores para su capacitación en centros de vanguardia en universidades, institutos y centros médicos de todo el mundo, 14 de ellos ubicados en los Estados Unidos, seis en España, tres en Japón, tres en Italia, dos en Francia, dos en Canadá, uno en Alemania y uno en la República Checa. A su regreso, serían los responsables de implantar nuevos proyectos de asistencia e investigación. Además, se incorporaron equipos con tecnología de punta por alrededor de 150 millones de pesos provenientes del Gobierno Federal, del Patronato y de la Fundación Gonzalo Rio Arronte I.A.P.

Cabe destacar que desde su fundación, el Patronato del HIMFG ha constituido una parte fundamental en el desarrollo de la institución, su apoyo incondicional y vocación de servicio han facilitado grandes logros y resultados, los cuales, sin su ayuda, seguramente no habrían sido posibles.

 

El Hospital Infantil de México hoy

Con más de siete décadas de historia, el Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG) es, hasta el día de hoy, una de las instituciones de mayor reconocimiento en el ámbito de la Pediatría Mexicana y de Latinoamérica. Dedicado desde sus orígenes a la Enseñanza de la Pediatría, a la Investigación de excelencia y a la Atención Médica del más alto nivel, este Instituto Nacional de Salud denominado “La cuna de la Pediatría nacional” ha permanecido como uno de los principales referentes nacionales para la solución de los  problemas de salud que aquejan a la población infantil.

Desde el comienzo de sus labores la Institución recibe a los niños de más escasos recursos que no gozan de Seguridad Social y, hasta la fecha, ha atendido a más de 9 millones de pacientes, con un promedio superior a las 150 mil consultas anuales. La mayoría de estos niños provienen de zonas conurbadas del Distrito Federal y de diversas regiones de los Estados de México, Hidalgo, Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Puebla, Guanajuato, Michoacán y Chiapas principalmente.

Actualmente, el HIMFG es un organismo público descentralizado, que de acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, han sido creados por ley o por decreto y poseen personalidad jurídica y patrimonio propios; regulados por la Ley de los Institutos Nacionales de Salud, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 22 de junio de 2006 y coordinados por la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.

Constituido como un Hospital de Tercer Nivel de Atención, este instituto brinda atención médica y realiza investigación sobre patologías de alta complejidad que requieren de un enfoque multidisciplinario: Leucemias y tumores sólidos, malformaciones congénitas, anomalías cromosómicas, enfermedades de los sistemas osteomuscular, digestivo, respiratorio, nervioso, genitourinario, entre otras, son problemas a los que día con día se enfrentan con éxito los especialistas de este lugar a través de 28 clínicas de especialidad.

El Hospital dispone de 316 camas, 212 de ellas censables que corresponden a las áreas médicas y quirúrgicas y 104 no censables de las terapias intensivas médica, quirúrgica, de urgencias y neonatal.

En el área de la Enseñanza, el Hospital Infantil de México Federico Gómez cuenta con 4 cursos de especialidad troncal: Pediatría, Genética Médica, Estomatología y Ortodoncia; 22 cursos de subespecialidades pediátricas; 17 cursos de alta especialidad; 8 cursos de posgrado para maestrías y doctorados; 22 cursos de actualización y 2 cursos de posgrado de enfermería. Anualmente más de 330 médicos residentes realizan alguno de estos cursos de formación de posgrado y egresan más de 40 nuevos médicos pediatras con una eficiencia terminal mayor al 90%. Hoy en día, de las salas y aulas de la institución han egresado cerca de nueve mil médicos especialistas en Pediatría, Cirugía Pediátrica y otras subespecialidades pediátricas.

En el terreno de la publicación, se han editado más de 300 libros, algunos de los cuales son empleados como textos básicos y de especialidad en varias instituciones del país.

La Investigación en el Hospital Infantil de México se ha dirigido hacia la conformación de grupos de excelencia en investigación, orientados a la resolución de problemas prioritarios de salud de la población infantil mexicana, a través de 80 investigadores de instancias como el Sistema Institucional de Investigadores en Ciencias Médicas de la Secretaría de Salud y del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT, quienes de 2012 a la fecha han trabajado en más de 300 protocolos de investigación sobre cáncer, trasplantes de hígado y riñón, enfermedades infecciosas, malformaciones cardiovasculares, problemas genéticos, así como estudios económicos y sociales de los programas de salud para la niñez, entre otros, en los 4 Departamentos,15 Laboratorios y 6 Unidades de Investigación con los que cuenta el instituto, así como el Centro de Estudios Económicos y Sociales en Salud (CEESES).

El Boletín Médico del Hospital Infantil de México (BMHIM) es una de las publicaciones médicas mexicanas de mayor prestigio y consulta. Actualmente, tiene una periodicidad bimestral y cuenta con un tiraje de 3 mil ejemplares que llegan a investigadores, médicos pediatras e instituciones especializadas en el ramo, además, es distribuido a través de proveedores internacionales como EBSCO y SWETS. Desde 2009, esta revista especializada cuenta con una versión en inglés, misma que puede ser consultada gratuitamente a través del sitio web del HIMFG. Para 2012, son alrededor de 120 los países en donde se consulta cotidianamente este órgano de difusión científica, con un promedio de casi 140 mil visitas anuales y cerca de 500 mil consultas.

Recientemente fue puesta en operación la nueva Unidad de Hemato-Oncología y de Investigación, un edificio de 6 niveles que proporciona un servicio integral y de vanguardia en padecimientos hemato-oncológicos y de inmunodeficiencias de alta complejidad que ya la han convertido en un centro de referencia nacional en la especialidad y modelo para el país y América Latina. Aunado a esto, el nuevo espacio brinda a la comunidad de investigadores del instituto un lugar digno y funcional para la realización de sus proyectos, con nuevos laboratorios que incorporan tecnología de punta para la búsqueda de nuevas soluciones a las principales patologías de la niñez mexicana.

En junio de 2013, se inauguró un moderno edificio que recibe a los pacientes de los Departamentos de Medicina Física y Rehabilitación, Audiología y Foniatría. También se ubica aquí la sede de la Licenciatura en Fisioterapia de la UNAM, en la que especialistas de la institución forman recursos humanos de excelencia en este campo.

La Asistencia Médica y Quirúrgica, así como el Diagnóstico Médico han tenido también una gran atención. Hoy, el Hospital Infantil de México Federico Gómez, es una de las pocas instituciones pediátricas en Latinoamérica que cuenta con un Acelerador Lineal, un equipo de punta para el tratamiento no invasivo de niños con cáncer o con problemas hemato-oncológicos y neurológicos. Asimismo, los pacientes de la Institución, pueden tener un diagnóstico de gran precisión gracias a la existencia de un Tomógrafo Axial Computarizado (TAC) de última generación, con el que los médicos radiólogos pueden observar en tercera dimensión la forma, tamaño y composición de tumores, malformaciones congénitas y redes vasculares, entre otras estructuras.

El HIMFG cuenta también con un equipo de fluoroscopía, el cual beneficia a miles de niños con un diagnóstico certero y oportuno y el tratamiento de diversas patologías gastrointestinales, lo que les brinda una mejor calidad de vida y su integración a actividades propias de niños sanos.

Una Sala de Hemodinámica con un moderno equipo de Angiografía Digital permite realizar cateterismos cardíacos no sólo para el diagnóstico, sino para un elevado número de tratamientos de cardiopatías congénitas mediante Radiología Intervencionista, con la que se ofrecen procedimientos de  mínima invasión que se traducen en una reducción de la mortalidad a menos del 1%, al mismo tiempo que se evitan cirugías complejas a corazón abierto, se reducen drásticamente los tiempos de recuperación de los niños y disminuye el impacto económico para la institución y para las familias de los pacientes.

El diagnóstico a través de imágenes ha obtenido un gran desarrollo con la digitalización de todos sus procesos, lo que ha impactado de manera directa en la economía de recursos, tiempo y accesibilidad a imágenes para conseguir diagnósticos oportunos y certeros.

Actualmente, el Instituto cuenta con algunos de los más novedosos tratamientos para enfermedades y padecimientos propios de un Hospital de Tercer Nivel de Atención, entre ellos, uno de los programas más importantes en México de Implantes Cocleares e Implantes de Titanio Óseointegrados que le han permitido a cientos de infantes con sordera bilateral profunda oír con una calidad comparable a un niño que escucha con normalidad.

El programa de trasplantes sólidos de este Instituto es también uno de los más trascendentes en América Latina y el más activo y con mejores resultados del país. Pionero en México de los trasplantes en niños de corazón, de hígado de donador vivo relacionado y hepático-renal simultáneo, el Hospital Infantil de México Federico Gómez ha realizado más de 690 trasplantes de riñón, 106 de hígado y 27 de corazón, números que lo ubican a la altura de los mejores hospitales pediátricos de Estados Unidos, como los hospitales de niños de Philadelphia y Boston y el Johns Hopkins Hospital de Baltimore en los Estados Unidos, además, es la única institución pediátrica en el país que cuenta con los especialistas, el equipamiento y una compleja infraestructura que permite a este instituto nacional de salud realizar en un mismo día la procuración y trasplante de corazón, hígado, riñones y córneas hasta para seis niños, con una tasa de sobrevida de más del 90 por ciento.

Hoy, bajo la Dirección General del Dr. José Alberto García Aranda, reconocido Gastroenterólogo Pediatra y Ex-Director Médico de este propio instituto durante diez años, el Hospital Infantil de México Federico Gómez, sobrepasa los 70 años de de una notable y noble labor en beneficio de la salud de las familias más necesitadas. Inspirados en la visión de excelencia y el legado de la escuela pediátrica del Dr. Federico Gómez Santos, el Hospital Infantil de México ofrece hoy el mejor cuidado para pacientes de cero a 18 años de edad, bajo un estricto control de la calidad y seguridad para los pacientes y el propio personal de salud; al tiempo que presta especial atención a la generación y transmisión de conocimientos que propicien nuevas alternativas para el tratamiento de las enfermedades de mayor impacto entre la población infantil de México y el mundo.

 

Grandes retos, realidades alcanzadas

Muchos son los logros y aportes de esta entidad a la medicina del país, pero entre los más importantes podemos mencionar la enorme labor de sus primeros investigadores para conocer los problemas de salud generados por la desnutrición y las herramientas que proporcionaron para lograr su abatimiento.

El Hospital Infantil de México, gracias a la colaboración con organizaciones e investigadores de todo el mundo, participó activamente para que Albert Sabin desarrollara la vacuna oral contra la poliomielitis, hoy suministrada a millones de niños en todo el mundo, consiguiendo prácticamente con ello su erradicación.

Este Hospital fue también fundamental para disminuir las muertes provocadas por deshidratación severa derivada de infecciones intestinales, gracias a su arduo trabajo de investigación y al desarrollo del programa nacional de hidratación oral a través del suero oral que hoy en día sigue siendo la principal herramienta para evitar los miles de decesos que antes se presentaban por esta causa

En 1967, el HIMFG se convirtió en la primera institución pediátrica en realizar un trasplante de riñón en un niño, dando inicio a una tarea ininterrumpida, que también cuenta en su haber con el primer trasplante de corazón en un paciente pediátrico en México en 2001 y el primer trasplante de hígado de donador vivo relacionado en la misma zona geográfica.

Entre sus principios, el hospital busca mantenerse a la vanguardia en todos sus procesos, servicios y actividades, por lo que en 1985 inició sus transmisiones el Centro Mexicano de Educación en Salud por Televisión (CEMESATEL), creado para complementar y actualizar la formación académica de los trabajadores de la salud de todo el país, interesados en su capacitación continua. Con este instrumento de comunicación, el HIMFG contribuye a la difusión del conocimiento, al desarrollo de un adecuado proceso de enseñanza-aprendizaje y a la actualización médica.

Hoy, gracias al dedicado trabajo que realiza su personal día con día, el HIMFG forma parte de un reducido número de Instituciones que cuentan con la Certificación del Consejo de Salubridad General de la Secretaria de Salud por sus altos estándares de calidad.